viernes, 3 de febrero de 2017

Crónica desfile moda


Describir la vestimenta medieval no es tarea fácil, sobretodo porque las modas variaron mucho a lo largo de los siglos y según regiones.

En general se vestía con muchas prendas superpuestas. La ropa interior consistía sobre todo en una camisa que se mantuvo más bien larga durante toda la edad media. Respecto al resto de la ropa interior se sabe que los hombres llevaban calzones (parecidos a nuestros calzoncillos largos o estilo ''boxer'') y calzas (medias de tela) que se ataban a los calzones.
El caso de las mujeres es más misterioso, se sabe que llevaban calzas, aunque quizás no siempre. Es posible que llevasen también calzones (ya que las calzas debían atarse a algo). Hacia finales del siglo XV hay indicios también de que al menos algunas españolas habían adaptado la ropa interior de los hispano-árabes: una especie de pantalones muy anchos y sueltos que llegaban hasta las rodillas llamados zaragüelles.

Otra característica de la ropa medieval es la de cubrir gran parte del cuerpo. Normalmente tanto hombres como mujeres iban cubiertos desde el cuello hasta la muñeca y hasta los tobillos. Sólo en las ilustraciones de labores del campo o en las de gente relajándose en casa, se ven piernas o brazos descubiertos.
Por supuesto no existían cremalleras ni velcros y los botones solían ser pocos y más bien decorativos. Para cierres pequeños (como el del escote) se usaban broches. Para los trajes ajustados solían usarse los cordones (atados siempre en zig-zag, más que como solemos atarlos ahora).


Aclaración:
ESTO PODRÍA SER UN REPORTAJE PERO NO ES UNA CRÓNICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario